Noticias

Noticias de 2017

Lamentamos comunicar que hoy falleció Antonio Pascual Gramuglia, padre de Agustín (1er año del Instituto Madero). 
Acompañamos a Adriana (su esposa) y a toda la Familia con nuestras oraciones y presencia en estos momentos.
Hoy se celebrará la Santa Misa pidiendo especialmente por ellos.

bienvenida

 

El sábado 8/4 le dimos la bienvenida a las familias que ingresan al colegio este año. Presidieron el evento el equipo directivo, el capellán y miembros de la Comisión de Padres. Luego de hacer hincapié en nuestro ideario educativo, donde se resalta que los padres son los primeros educadores, a continuación se realizaron juegos colaborativos en equipos: construyeron una torre con los valores que orientan a las personas.

¡Bienvenidos al Instituto Madero!

bienvenida 2

 

Isidoro 1

 

Isidoro Zorzano es declarado venerable

El Santo Padre Francisco autorizó el 21 de diciembre pasado que la Congregación de las Causas de los Santos promulgue los decretos relativos a ocho causas de canonización. Entre estos, se encuentra el decreto sobre la heroicidad de las virtudes de Isidoro Zorzano (1902-1943), un ingeniero que se incorporó al Opus Dei en 1930.

 

Rasgos biográficos

Isidoro Zorzano nació en Buenos Aires (Argentina) el 13 de septiembre de 1902. Tres años después la familia emigró a España y se instaló en Logroño. En el bachillerato, entabló amistad con Josemaría Escrivá. Siendo adolescente, intensificó su práctica religiosa y buscó la ayuda de algún sacerdote para que le aconsejara sobre su vida cristiana. Ejercía las obras de misericordia y estaba siempre dispuesto a ayudar. Tras obtener el título de ingeniero industrial, en 1927, trabajó en un astillero de Cádiz. Más tarde, se fue a Málaga, empleado por la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces. Allí también dio clases en la Escuela Industrial. Por entonces, Isidoro comenzó a sentir con más profundidad inquietudes espirituales.

En 1930, Josemaría Escrivá —que era sacerdote desde hacía cinco años— le explicó el mensaje del Opus Dei: buscar la santidad y hacer apostolado a través del trabajo profesional y del cumplimiento de los deberes ordinarios. Isidoro advirtió que aquel panorama respondía a sus aspiraciones y decidió formar parte del Opus Dei. Fomentó su vida de oración, madrugaba para asistir a Misa y comulgar y colaboraba con obras asistenciales. Era conocido por su sentido de justicia, su espíritu de servicio y su cercanía con quienes trabajaban bajo su dirección.

Durante la Guerra Civil española asistió a muchas personas, proporcionándoles provisiones, alimentos y ayuda espiritual. Contribuyó a mantener unidos con san Josemaría y entre sí a los miembros del Opus Dei. Puso de manifiesto su amor a la Eucaristía: a pesar de las restricciones, proporcionaba a san Josemaría y a otros sacerdotes el pan y el vino para que pudieran celebrar la Misa en la clandestinidad, guardaba las sagradas formas para que comulgaran los refugiados y facilitaba a los conocidos la asistencia a la celebración eucarística. Para ayudar a todas esas personas, se amparaba en su condición de extranjero, precariamente documentada con su partida de nacimiento en Buenos Aires. Podía ser arrestado y ejecutado en cualquier momento.

Terminada la guerra, Isidoro trabajó en la Compañía Nacional de Ferrocarriles del Oeste. Además, san Josemaría le nombró administrador de las obras de apostolado del Opus Dei: desempeñó ese encargo con disponibilidad, humildad y sin perder la paz ante las dificultades económicas. Isidoro meditaba detenidamente la vida de Cristo, acudía a la santísima Virgen con afecto filial, manifestaba su amor a Dios en el servicio a los demás y en el cuidado de las cosas pequeñas.

A comienzos de 1943 le diagnosticaron una linfogranulomatosis maligna. Sobrellevó la dolorosa enfermedad con fortaleza y abandono en la voluntad de Dios. Falleció con fama de santidad el 15 de julio de ese mismo año, a la edad de cuarenta años, y fue enterrado en el cementerio de La Almudena. En 2009 sus restos fueron trasladados a la parroquia de San Alberto Magno de Madrid, donde reposan actualmente.

nota 1476031 matanza

 

El próximo 10 de abril se cumplen 30 años de la histórica visita de San Juan Pablo II a La Matanza en donde se encontró con 300.000 trabajadores en el Mercado Central y en presencia de la imagen de San Cayetano, pidió Paz, Pan y Trabajo para la Argentina en un discurso sobre la evangelización del mundo del trabajo.

Después de tres décadas “creemos un deber de justicia y solidaridad rendirle un merecido homenaje en el mismo lugar en el que se encontró y pidió por todos los trabajadores y sus fuentes de trabajo. Queremos seguir pidiendo por la dignidad del trabajo que ennoblece la vida de los habitantes de nuestro suelo” reza la convocatoria de la Iglesia Católica de San Justo en conjunto con la Pastoral Social diocesana.

El año pasado, con motivo de la Misa por el Día del Trabajo, un grupo de trabajadores de la diócesis le entregaron a monseñor García una carta dirigida al papa Francisco, en la que le pedían que “Con su presencia queremos rememorar la visita que oportunamente realizara en abril de 1987 el hoy San Juan Pablo II al Mercado Central y reafirmar nuestro compromiso de seguir luchando por la reivindicación del trabajo como base de la dignidad de la persona humana".

La misa será presidida por el obispo de San Justo, monseñor Eduardo García, el lunes 10 de Abril a las 12 hs en el predio del Mercado Central, junto a la capilla que San Juan Pablo II bendijera y que desde el próximo lunes 10 llevará su nombre.

Ver artículo

El Padre Mons. Fernando Ocáriz

A última hora del Lunes 23 de Enero de este año, el Papa Francisco ha nombrado prelado del Opus Dei a Mons. Fernando Ocáriz Braña. El Santo Padre ha confirmado,la elección realizada por el tercer congreso electivo de la prelatura en ese mismo día.

Con este nombramiento, Mons. Fernando Ocáriz, que hasta el momento era vicario auxiliar del Opus Dei, se convierte en el tercer sucesor de san Josemaría al frente de la prelatura, tras el fallecimiento de Mons. Javier Echevarría, el pasado 12 de diciembre​ de 2016.

El Padre Mons. Fernando Ocáriz 2Mons. Fernando Ocáriz nació en París, el 27 de octubre de 1944, hijo de una familia española exiliada en Francia por la Guerra Civil (1936-1939). Es el más joven de ocho hermanos.

Es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona (1966) y en Teología por la Pontificia Universidad Lateranense (1969). Obtuvo el doctorado en Teología, en 1971, en la Universidad de Navarra. Ese mismo año fue ordenado sacerdote. En sus primeros años como presbítero se dedicó especialmente a la pastoral juvenil y universitaria.

Es consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1986 y de otros dos organismos de la Curia romana: Congregación para el Clero (2003) y Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización (2011). En 1989 ingresó en la Pontificia Academia Teológica. En la década de los ochenta, fue uno de los profesores que iniciaron la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), donde fue profesor ordinario (ahora emérito) de Teología Fundamental.
​​
Desde 1994 es vicario general del Opus Dei y en 2014 fue nombrado vicario auxiliar de la prelatura. Durante los últimos 22 años ha acompañado al anterior prelado, Mons. Javier Echevarría, en sus visitas pastorales a más de 70 naciones. En los años 60, siendo estudiante de Teología, convivió en Roma con san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Desde joven es aficionado al tenis, deporte que sigue practicando.

Nuestra Dirección:
Evita 66 (Ex-Membrillar)
Ciudad Madero
Prov. de Buenos Aires

Teléfonos:
(+54) (11) 4442-7371/2

 

Suscribirse al Boletín Electrónico